La fe y la lealtad en la conducta del honorable Abbas (P)

En el día de Ashûra, después de varias horas de estar sediento y soportar el combate, Abbas (P) logró romper con valentía las filas del enemigo y atravesar el asedio del Éufrates hasta llegar a la costa del río. Inmediatamente llenó las palmas de sus manos con agua y las acercó a su boca para beber, pero antes de que tomase el agua, recordó la sed de Husain (P) y de su familia, entonces dejó caer el agua de sus manos y no tomó ni una gota, diciendo: “¿Cómo puedo beber agua mientras que Husain (P) y su familia están sedientos?”